Cada esquina de este templo, situado ‘al fondo’ de Kamakura y pegado al gran Buda Daibutsu, se lleva las miradas.

Es un templo dedicado a los niños y se nota, sobre todo en los guiños de sus estatuas infantiles.

Es un vergel, un miniparque o un templo realmente grande, con bastantes edificaciones a lo alto de la ladera.

Un imprescindible de las visitas a Japón, a 45 minutos de Tokyo. La guinda a un día en Kamakura, entre el templo Engaku-ji y el gran Buda

... ver en Instagram