Culloden, Highlands, Escocia

… ver en Instagram

En 1745, tras muchos intentos por parte de sus predecesores de volver a Gran Bretaña y sentarse de nuevo en el trono, un joven príncipe llamado Carlos Eduardo Estuardo, malcriado, pretencioso, que no conocía a su supuesto pueblo y sin experiencia militar; decidió reunir un pequeño ejército y partir hacia Escocia para reclutar a un pueblo que debería besar el camino por el que él pasara. Ese pueblo, los rudos highlanders del norte de Escocia, veían cómo los gobernadores ingleses intentaban sacarles de sus tradiciones y arrebatarles aquello que los diferenciaba y que para ellos era tan importante como su vida: el sistema de clanes.

Fuente: muyHistoria.es