Continuando con la serie de artí­culos sobre este tema hoy nos referiremos a las conclusiones finales, dando por finalizada esta serie (de momento).

En primer lugar, y dando respuesta a la cuestión última del anterior artí­culo de esta serie (el palo como instrumento de analisis cientifico-infuso de los especimenes a analizar), diremos que a traves de la manipulación del ejemplar por medio del palo con la tecnica ya descrita anteriormente, facilita al observador (siempre que este se hallara y/o/u hallase dotado de las cualidades infusas) todos los datos necesarios para describir especimenes, y asi determinar sus cualidades fisico-quimico-cuantico-infusas.

Asi pues con leves accionamientos sobre el ejemplar objeto de estudio, podremos predeterminar caracterisiticas como, consistencia, peso molecular intragastrico aproximado, presencia o ausencia de apendices defensivos contra ataques de predadores, etc. asi como en general el conjunto de su morfologí­a externa. Una vez determinada su morfologí­a e identificados sus puntos mas desprotegidos y/o/u vulnerables, procedemos mediante  toques de mayor fuerza a intervalos,  en la zona bajo ventral y zona gonado-genital, para determinar según su reacción su grado de irritabilidad y/o/u de agresividad. Con una nueva serie de accionamientos con el palo (lo que vulgarmente se denomina tener hasta los cojones al animalico) podremos, incluso, averiguar sus mecanismos y estrategí­as de ataque ante las agresiones de sus enemigos naturales.

Espero, con esta serie de artí­culos haber podido haceros entender y/o/u comprender como funciona la ciencia infusa, pero el principal principio de todos,  aquel que os hará unos expertos en ciencia infusa es el principio de regularidad, que viene a definirse y/o/u expresarse del siguiente modo y/o/u manera:

Todo animal racional, hombre (como especie, no como sexo, que no queremos irritar a la ministra de igualdad) y/o/u persona, alcanzará sus maximas cotas de saber cientificio-infuso leyendo con regularidad y constancia la revista de Ciencia Infusa Sandeces.