Como continuación del anterior articulo retomamos el tema de descubrir a nuestros/as lectores/as cuales son los principios que inspiran el saber de la ciencia infusa.

Uno de los principios básicos de toda teoria descrita por la ciencia infusa es el principio de incoherencia intrinseca, que viene a significar algo asi como que una vez has desarrollado una hipotesis y/o/u teoria, rellena los huecos con sintagmas onomatopeyicos hipervirtuales que realzen la belleza natural del investigador haciendo abstración de todo aquello que sea superfluo y no aporte hilaridad inciso-contusa a la redacción del postulado descrito. La base de este principio la encontramos en los albores de la era prerromanica cuando San Canuto de Maria de la Buena (natural de la villa de Joercomoflipo, en la actual Macedonia de Fruta Escarchada), dijo «Sin non cachondeus habemmus, apañadamentum porribus», que traducido significa «si no hay alegria consigamos cigarritos de la risa». Esta máxima es la que se aplica a la ciencia infusa, pero para no fomentar el denostado habito del tabaquismo (fumeteo, en griego prosaico), aportemos esa alegria a nuestras hipotesis con una dosis de exquisita ironia infuso-caotica, requisito sine qua non, para poder dedicarse a este noble arte del infuseo.

Con este último principio, podemos decir que un vez hallan sido integrados en lo más interno de nuestras neuronas nos hallamos capacitados para poder descubrir el cosmos a la verdadera luz de la ciencia infusa, asi pues, continuamos describiendo los utiles y/o/u herramientas que se usan para ahondar en la verdad infusa.

El primer instrumento de campo para observaciones directas en el entorno natural del especimen a estudiar es el palo. Si, una simple rama de árbol y/o/u arbusto, que normalmente suele encontrarse de modo natural y en abundancia «over the musgo», si alguno encontrasemos «behind the musgo» seria de un tamaño demasiado pequeño, pero apropiado para manipular observaciones bajo el microscopio electronico, o dirigir  por la trayectoria correcta las particulas elementales dentro del acelerador de particulas.

La tecnica de uso del palo es la siguiente: asiendo y/o/u agarrando uno de los extremos del palo accionamos con el otro extremo el ejemplar a analizar. y ¿por qué?, os preguntareis, y si no os lo preguntais hacedlo ahora mismo o no continuo, ¿como? ¿que no teneis ni la mas remota ganas de haceros la pregunta?, ¿que pasais de hacer preguntas?…… Pues me he cabreado y no os lo diré hasta el próximo artí­culo. Habrase visto cosa de la manera, que poco interes, amos anda, «enga ya»……

Off the record: Jodeeer, que calenton más tonto he pillado, pero bueno ya continuaré en el próximo aticulo.