Hace ya algún tiempo que me vengo haciendo para mis mismos adentros de mi personalidad esta pregunta, y aun no encuentro respuesta completa a tal cuestión, pero para que entendais el dilema creo que lo mejor será que os cuente mi propia experiencia.

Aun recuerdo en los ultimos años de la decada de los setenta, si, si habeis leido bien los setenta, donde por ordenador personal entendí­a que era mi madre que siempre me estaba ordenando haz esto, haz aquello……, pues bien en esos años se contrato en mi casa (mejor dicho en casa de mis padres) la primera linea telefonica, naturalmente con CTNE (Compañia Telefonica Nacional de España), y es que por aquel entonces se veia muy bien en cualquier nombre de empresa y/o/u institución la palabras Nacional y España, además era la Telefonica, y no era un operador como ahora, era la unica servidora de servicio de telefoní­a, además no existian los telefonos moviles, ya que por aquellas fechas si un telefono se moví­a tened por cierto que era debido a que en tu casa exití­a un fenomeno de Poltergeist.

Pues bien al disponer de telefono en nuestro propio domicilio, automaticamente entró en el hogar otro elemento, la agenda donde se anotaban los numeros de telefono más usuales, que al final terminabas aprendiendo de memoria, todos nos sabiamos el numero de nuestros amigos/as y/o/u familiares más allegados.

Con el discurrir de los años y el avance tecnologico en materia de comunicaciones, comenzaron a implantarse los telefonos y lineas digitales, lo que supuso una considerable facilidad para el usuario, imaginense teniamos unos telefonos en los que podí­as grabar el numero de aquellos a quien frecuentemente llamabas, se acabó la memorización.

No quedó hay el avance tecnologico la telefoní­a movil se implantó por su comodidad y acceso en cualquier parte (siempre que tuvieras cobertura), tambien la red de redes nos facilitó la comunicación a traves del correo electronico, los foros, blogs, redes sociales, etc, etc,……

Asi pues, ahora tengo que recordar para no quedarme incomunicado el pin del telefono movil, la clave del cajero, el nombre de usuario y contraseña de ls tres cuentas de correo, el nombre de usuario de los 15 foros, blogs, redes sociales en los que participo. de nuevo a tirar de agenda en papel o a tener memoria como en los años setenta, ¿y mi avance? donde está mi comodidad, sigo como hace treinta años.