Las Calzadas Romanas fueron el elemento vertebrador del Imperio de Roma, a través de ellas, viajeros y mercancias iban y vení­an desde los más reconditos lugares del mundo conocido, Pero ¿cómo se realizaban estas obras de ingenierí­a civil?. Sandeces. net os lo explica.

En el departamento de investigacion y desarrollo gráfico del CSI (Center of Science Infuse), los profesores Pajosky Mentalis y Losko Jones han creado el siguiente diorama que sirve de base para explicar las técnicas y medios empleados en la construcción de calzadas.

En primer lugar y tras haber retirado la maleza del paisaje, entraban en acción los cascapietrus, que eran operarios encargados de abrir una zanja de unos 90 cm de profundidad llamada Statumen,y que será la base del cauce de la nueva calzada, a continuación, los colocapietrus, depositaban rocas en el lecho del Statument, formando la cimentación, sobre esta capa se vertí­a porsteriormente otras capas de gravade menor diametro formando el Rudus y el Nucleus. Sobre las dos capas anteriores, son colocadas grandes losas de caras aplanadas de granito berroqueño que conformaban el pavimentum y que son compactadas por los apisonatorum, manejando un artilugio denominado apisonator, que consistí­a basicamente en una gran roca de basalto atada con cuerdas de tendon de la rodilla trasera izquierda de una vaca lechera de  Helvetia (nombre romano de la provincia que actualmente ocupa el territorio de Suiza), con la que mediante un movimiento lineal alternativo en el plano vertical de la calzada en construcción y con una fuerza no superior a 240 Kp/cm2, para no deteriorar la losa.

Por último cabe destacar la figura del Funcionarius, que era nombrado por el Praetor del Ministerium Fomentus, y cuya  misión era básicamente vigilar el desarrollo de la construcción, rellenando los formulariae expedientibus, diariamente que vení­an a recoger el historial de la obra. Tambien pagaban las facturae a los conductis carribus pietrus que traí­an los materiales a la zona de obras, y los salariaes a los operarios (cascapietrus y apisonatorum)

Se ha constatado que la jornada laboral de los cascapietrus y los apisonatorum, era desde la hora prima hasta la hora decimonona, con un descanso de aproximadamente de 15 minutos, a eso de la hora sexta, para el almuerzus. La jornada de los funcionarius comenzaba a la hora quinta y acababa en la hora septima, con tres descansos durante la jornada para el cafetum, el aperitivus, y el almuerzus.

Como podemos comprobar con las investigaciones llevadas a cabo por el CSI (Center of Science Infuse), no solo han llegado hasta nuestros dí­as parte de las Calzadas Romanas, sino tambien las costumbres y relaciones laborales del Imperio Romano.