Faraón egipcio de la XVIII (equis,uve, palote, palote, palote) dinastí­a (?, h. 1372 – Tebas ?, 1354 a. C.). Tutankamón era yerno del faraón Akenatón, que murió sin dejar hijos varones; por ello le sucedieron sus yernos, Semenkera y Tutankamón; este último, hermano del anterior, accedió al Trono hacia el 1360 a. C……

Hasta aqui lo que nos dicen los libros de historí­a, pero ¿quien fué realmente este personaje legendario, gran icono del Egipto faraonico y cuya figura despues de 4.ooo años aun nos fascina?.

Tutankamon nació en la aldea de Tebas,  situada a 14 yardas y un pie del margen izquierdo del rio Nilo, una aldea que por la dureza de su clima, la aridez de sus terrenos, y la mala leche que cundí­a entre sus habitantes primigenios, hacia la vida de sus residentes insoportable, por lo que tras varias jornadas de residir en este lugar rehacian su equipaje y marchaban a lugares mas acogedores y agradables. De este hecho sobrevino el nombre de esta localidad, ya que los que quedaban siempre preguntaban lo mismo a los que se iban: ¿Te vas?. Con el paso del tiempo  esta frase degeneró en Tebas, y asi pasó a la posteridad.

Tutankamon, que en realidad se llamaba Jordi Pons y Cañelles, y era descendiente de emigrantes filisteos asentados en Egipto, tras la gran depresion economica del siglo XIV a.C (siglo equis, palote, uve antes del Café), pasó su infancia en Tebas, apedreando perros, extornisionando compañeros y compañeras (este circunloquio es obligado por la Ley de Igualdad de genero) de colegio, a los que arrebataba el bocadillo en el recreo para comerciar con los fenicios asentados en Tebas. Estudió Jeroglificos y signos de Escritura cuneiforme en la Ikastola de Luxor, graduandose con matricula sin honor cum perejil (ya que por estas fechas aun no habian llegado los romanos y con ellos el laurel). Ejerció como escriba en la corte del faraón Akenatón donde llegó a ser redactor jefe del papiro de difusión diaria αβς δε Ηελισρσλιζ (ABC de Heliopolis). Dada su manera de ser siempre hiriente y atenazadora con sus semejantes, y tras escribir un artí­culo denunciando una cacerí­a de leones  en el Monte  Sinaí­ sin licencia, por parte de Bermejaton, Escriba mayor del Reino, y acompañado de Garzonius de Alejandrí­a, fue degradado,  y en su ultima etapa como escriba solo transcribia los jeroglificos del Boletin Oficial del Faraón.

Entretanto habí­a contraido matrimonio con Ushartiti, bisabuela por parte de madre de la futura Nefertiti, y a su vez hija de Akenaton, vamos, que pegó el braguetazo de tal manera que a la muerte del Faraón Akenaton accedió al trono. Para reinar tuvo que cambiar su nombre ya que por tradición el nombre del Faraón debia ser definitorio de su propia personalidad, y asi como Akenaton significaba El que adora al dios Aton, que a la sazon era el patron de los fabricantes de cuerdas de cañamo, ya que este Faraón instauro este culto. Tutankamon adoptó este nombre debido a que a estas alturas de su vida, todo el mundo le decí­a «Tu tan kabron» ( en aquellos entonces no existia el grafismo «c») o  bien le decí­an «Tu tan Mamon», al final fundió estas dos expresiones en «Tu tan Ka Mon». La verdad es que dada su avaricia logró conservar intacto su patrimonio que nos llego hasta nuestros dias con el descubrimiento de su tumba por Howard Carter y Lord Carnavon, pudiendo asi conocer el mundo antiguo y coetaneo de este faraón. Entre sus activiades durante su reinado creó la franquicia de las piramides que posteriores faraones utilizaron en su propio beneficio e incluso llegaron a exportar a otras regiones de la tierra (vease información en internet respecto a piramides mayas, aztecas e incluso en paises andinos). Fue asesinado muy joven ya que era logico dado lo «cabron» y «mamon» que fue durante su corta existencia,  por lo que tambien era conocido como «el faraon niño». Y aqui existe abierto un agrio debate entre cientificios ortodoxos y cientificos infusos, ¿Cómo pudo un niño de 14 años acceder al maximo poder del mundo conocido en aquellos entonces, o sea,  lo que viene siendo el Obama del mundo antiguo?.

Según los historiadores clasicos sucedió a Akenaton porque este ultimo murio sin descendencia masculina,  pero lo cierto es que Tutankamon envió al único hijo de Akenaton y cuñado de él mismo, como delegado comercial de Piramide’s Company Corporation, la franquicia de piramides que habí­a creado, al imperio azteca, y al fallecimiento de su suegro no le avisó mediante cablegrama papirico a su hijo. Llegando de este modo a ser heredero al trono junto a Semenkera, marido de su cuñada, y a los pocos dí­as de su nombramiento desapareció misteriosamente Semenkera en el transcurso de una competicion naval en  el Nilo, quedando solo Tutankamon como heredero universal de los bienes y trono de Akenaton.

Cuando esto sucedió Tutankamon tenia solo catorce años. Cuatro años mas tarde volvió el hijo legitimo de Akenaton de hacer fortuna en las Americas mediante la construcción de piramides en regimen de monopolio, haciendose acompañar de unos amigos de aquellas tierras y que se hacian llamar los sicarios colombianos. Estos sicarios cuando se enteraron de lo sucedido durante la ausencia de su amigo en Egipto decidieron hacer una «visita protocolaria» a Tutankamon, y tanta fue su «alegria» al verlos, que sufrió un colapso cardiaco durante su visita, al menos eso traducimos de la autopsia jeroglafiada en la piramide de Gizeh, donde en las paredes de su semisotano 1, derecha, escribió esta historia el escriba Forgestin de Hipona, y cuyo contenido nos creemos a pie juntillas. ¿Es este el comienzo de las teorí­as que relacionan la cultura egipcia con las culturas mesoamericanas precolombinas?. En el CSI estamos convencidos que si.

A Tutankamon, no le pudo suceder tampoco ningun hijo y/o/u hija,ya que murió sin descendencia, como su padre.

Tras el hallazgo de su momia, y su posterior estudio, por parte del CSI (Center of Science Infuse), Los profesores Losko Jones y Pajosky Mentalis, llegaron a determinar que sufrí­a de una alopecia galopante, producida por la falta de vitamina B12 y 4/5, y una psoriasis epidermica policroma en fase terminal (vease fotografí­a que ilustra este artí­culo). Tambien determinaron que era cojo de la mano derecha, por lo que en sus transcipciones jeroglificas tenia serias dificultades para escribir el signo Ibis confundiendolo con el signo Iris, siendo este el principal motivo de disputa a la hora de interpretar los jeroglificos por los cientificos ortodoxos y los cientificos infusos