Como sabeis nuestra revista de ciencia infusa, a veces se pone seria, y el tema de la actual crisis económica es uno en los que hacemos mas hincapie. Ya hemos rebasado la cifra de los 3 millones de parados y los augurios estiman que a final de este año 2009 sobrepasaremos los 3,5 millones y seguirá hasta alcanzar los 4 millones de personas desempleadas, ya que los ERE’s (Expedientes de Regulación de Empleo) continuan

Desde estas lineas queremos dejar una cosa muy clara a la sociedad, y entre todos debemos difundirla:

El trabajador no ha sido  la causa de la crisis, y tampoco está en sus manos la solución. Pero somos quienes primero la sufrimos y con más intensidad, a pesar de todas las coberturas sociales que el gobierno de turno garantize, lo que de verdad da sentido a la vida de quien solo tiene sus manos, su saber, su experiencia, como medio de vida es el TRABAJO. ¿Porque se nos niega?. ¿Por qué en épocas de bonanza económica se ha sostenido para bien colectivo del sistema económico la contención salarial?, ¿Por que no se dictan leyes que obligen a los empresarios a dotar provisiones en forma de reinversión para los ciclos económicos bajos, la falta de crecimiento exponencial de los beneficios?. ¿Por qué? ¿Por qué? tantas familias verán su economí­a al borde del colapso, cuando estos años de atrás los empresarios han obtenido ganancias superiores al 14% de la cifra de negocio, y no han repartido equitativamente entre los factores productivos en igualdad estos beneficios.

No, la culpa no es del trabajador, no es del gobierno de turno, es de la clase empresarial en general, que en un alto porcentaje no responden a la imagen de empresario sino a la de mercader ansioso de ganancias fuertes y rapidas sin creer en el crecimiento sostenible, siempre se ha dicho que el capital es cobarde y huye,  pero al igual que la propiedad responde a un fin social, asi deberí­a hacerlo el capital.

Esto es lo que queremos denunciar, tampoco, lamentablemente tenemos la panacea y solución del mal en Sandeces, pero nadie va a impedir que hagamos esta reflexión.