En los últimos dí­as hemos asistido a un escenario en que las grandes potencias económicas occidentales han intentando solventar la actual crisis financiera mediante la inyección de liquidez a los mercados,

Sin embargo ese incremento de liquidez, que ya auguraban algunos economistas de prestigio, via entidades bancarias, en un principio no supuso un incremento proporcional de los indices de referencia de los distintos mercados (Ibex35, Down Jones, etc…) y según los analistas ello era debido a la falta de confianza entre las entidades bancarias.

Y yo me pregunto, ¿si los bancos entre si, no se fian unos de otros?, quien se fia de mí­, pobre trabajador (de momento y tocamos madera) y ciudadano de a pie. Vaya con el funcionamiento de la economia. Los gobiernos ahora pierden el culo por inyectar miles de millones de euros, dolares, pesetas, etc. a los entes financieros, que mientras la bonanza economica era la tónica general y sus arcas no paraban de llenarse no hacian ni un flaco favor a quien acudia en busca de un triste prestamo, ahora tienden la mano para recoger ademas de los intereses que mensualmente les pagamos por hipotecas, creditos personales, etc. las ayudas gubernamentales. Puta mierda ( y perdón por la expresión) que gran realidad es el dicho de que la «pela» es la «pela».

Menos mal que hoy en la radio he escuchado una noticia que me ha devuelto algo de CONFIANZA, al menos en algunos dirigentes. El gobierno holandes ha aprobado una partida presupuestaria para ING, (os suena), una entidad financiera que ha permanecido fuerte durante la crisis, porque prefieren apoyar a entidades que han demostrado eficacia frente a reflotar entidades que han caido por mala gestión. Claro que tambien la gestión de ING, casi que nos la conocemos todos.