La televisión es un artefacto, que fue inventado allá por los años 50 del siglo XX (equis,equis). Desde el inicio, fue desencadenante de las mas terribles consecuencias sobre las sociedades subsiguientes a estos años, hasta llegar al culmen en la actualidad….

Desde que Marconi ideo la radio algunos años antes, numerosos cientí­ficos, técnicos, y algun que otro pringaillo con menos conocimiento que una liebre a las dos horas de haber nacido, se lanzaron a la alocada carrera tecnológica de intentar transmitir por ví­a aérea (lease aire, no expulsion de flatulencia) las imágenes junto con el sonido, sin la mediación de un soporte fisí­co (cable). Los primeros intentos fueron llevados a cabo por André de Tontoisin (lease Tontuasen), quien brocha en mano, embadurnada de pintura con los colores basicos, daba mandobles de brocha a diestro y siniestro junto a la antena de emisión de Radio Intercontinental de Alpedrete, como es de suponer, lo único que consiguió fue gastar 200 kilos de pintura y ser condenado a 3 años de cárcel por ensuciar el entorno urbano cercano a la emisora de radio. El llamó originalmente aquel proyecto como la radio de colores, el objetivo era percibir colores sugerentes junto a la voz retransmitida, pero no conseguí­a, ni de coña, enviar imágenes perfectamente definidas. Fue por tanto un rotundo fracaso y las nuevas ví­as de investigación abandonaron esta técnica.

El siguiente paso, y en pos de poder emitir imágenes con nitidez suficiente como para poder ser percibidas por un miope con 14 dioptrí­as en cada ojo, lo dió Franí§ois de la Fontaine aux Pis, quien con una camara de fotografiar Laica modelo 344 bis, realizaba fotografí­as de naturalezas muertas y las imprimia en formato de 1,5mm al objeto de poder ser introducidas por los agujeros de recepción sonora de los micrófonos, a la vez que se hablaba. Como podreis suponer tampoco funcionó, ya que tras haber introducido tres de estas micro fotografí­as se producí­an dos efectos negativos, primero, no lograban atravesar la membrana plasmática del micrófono pasando al cable, por lo que no era posible su emisión, y segundo atascaba de tal modo el propio micrófono que ni el sonido era posible transmitir.

Tras numerosos intentos nefastos y absurdos como los descritos, fue Don Agapito Perez Hernandez de Roca y Lucena de Calatrava, pastor de las montañas del pre Pirineo alicantino, quien en sus largas noches al sereno cuidando su rebaño compuesto por 300 ovejas, 75 carneros y 14 chotos, tuvo la genial idea de adicionar y/o/u adjuntar al cable de un micrófono conectado a una estación emisora de ondas hertzianas, una cámara fotográfica marca ACME, fabricada en las instalaciones de don Canduterio Martinez de la Horcajada, y que básicamente consistí­a en sustituir el receptáculo, en principio ideado para albergar el carrete fotográfico, por un dispositivo que convertí­a mediante la técnica de la transposición mono nuclear de fotones primarios en un entorno de atmósfera inerte, los fotones en electrones.

Luego la evolución de la televisión es de todos conocida, hasta acabar siendo el ser humano de transmitir las imágenes y sonido de modo conjunto a través de ví­a satélite. sin embargo en los últimos años venimos asistiendo a un retroceso y/o/u involución de la televisión, tanto en sus contenidos como en su técnica de emisión. O no os parece absurdo que tras haber logrado la emisión de imagenes y sonido sin la esclavitud de un soporte fí­sico, ahora volvamos a ver un auge en la televisión por cable. Desde aquí­ auguramos un futuro cuanto menos incierto a un medio que lejos de evolucionar, retrocede. Es como si después de haber llegado a ser humanos de nuevo dejamos crecer nuestro pelo y volvemos a subirnos a los arboles.

Nota: hay una nueva definición del aparato receptor de imagenes y sonido, y es «caja tonta», aunque no esta admitida por la Real Academia del Lenguaje y las Letras, cada vez se impone con mayor fuerza en el argot coloquial.