Hoy en nuestros consejos utiles nos vamos a poner, solo por esta vez, un poco moñas, espero sepais perdonarlo.

Has llevado a tu chica a cenar a un restaurante muy coqueto de tu ciudad, habeis degustado marisco, ostras, y de segundo un plato que ha satisfecho las necesidades culinarias de ambos, habeis brindado durante la cena con Chateau Maurceaux del 2.001, y habeis culminado con un brindis de amor eterno acompañado de burbujeante Moet Chandon. Habeis paseado bajo la luz de la luna, camino de la discoteca donde habeis bailado, acompasando la musica con un movimiento sensual de las caderas de tu chica que ha sido una delicia para ti, la acompañas a su apartamento y te pide si quieres subir a tomar la ultima copa, logicamente dices que si, como romper la magia de la noche con una negativa a tal invitación. Mientras tomais la copa os besais apasionadamente y te propone pasar al dormitorio.

Tu corazon parece estallar en el pecho, la levantas entre tus brazos y la tiendes sobre la cama, comienzas a desnudarla lentamente, no quieres que las prisas rompan el encanto, estais los dos desnudos uno frente a otro y comienzas a hacerle el amor.

Entornas los ojos y te parece estar en un mundo irreal, todo dulzura, cariño, sentimiento, hasta la cara de ella parece haberse transfigurado, y de pronto una calida sensación como de quemazon con un agudo dolor recorre tus mejillas .

Te has quedado durmiendo, inutil, y te ha despertado ella con una buena hostia en la cara, hay que ser imbecil. Por favor, en mitad del acto, nos has jodio, capullo.