¿Sabiais que en el mes de Agosto se celebran la mayorí­a de Fiestas Patronales en nuestro paí­s?

Empecemos entrando en situación:

Es la feria de tu localidad, alegrí­a, algarabí­a, ilusión, y fiesta.

Paseas con tu esposa y los niños por la «calle del infierno», sobre la amalgama de ruidos, resalta sobre todos una locución: «Los caballitos ponis, han llegado los caballitos ponies, la ilusión de los niños, los caballitos ponis», tu hijita de cuatro años tira de tu mano, hacia la rueda de caballitos con la mirada ilusionada en montar sobre uno, y asi sentirse como una amazona cabalgando por las praderas.

Tu eres su padre, y no se lo puedes negar. Te acercas al quiosquillo y adquieres un boleto. Subes a tu hijita a lomos de uno de los cuadrupedos, comienza la rueda a girar, y alli estas tú, junto a tu hijita, al lado del caballito poni, vigilando que ni se caiga, ni el poni la tire, la ves con esa chispa de felicidad en los ojos que solo tienen los niños, y comienzas a sentir como un escalofrio te recorre desde la punta del dedo gordo de tu pie, hasta la garganta, haciendo que las lagrimas te resbalen por las mejillas…..

Pero so gilipollas es que no te has dado cuenta que el poni te ha pisado, un poquito de porfavor y retirate mas del animal.