Inauguramos monográfico sobre el Sistema Solar en Ciencia para tod@s.

Comenzaremos, como no podí­a ser de otra manera, por el astro rey, el Sol.

Esta gran bola de fuego, epicentro de nuestro sistema planetario está compuesta principalmente de tres elementos: Hidrógeno, Helio y una gran cantidad de mala leche.
La combinación de dichos elementos descarga las reacciones de fusión nuclear responsables de su enorme energia.

Consa de dos partes, a saber: Solsticio y Equinocio, que marcan el cambio de temperaturas que subre el astro (explicado más adelante).

El sol describe una órbita circular alrededor de la Tierra. Su translación es más rápida los martes y los jueves, siendo el miércoles por la tarde cuando alcanza su mí­nimo de velocidad.

En su movimiento, el Sol sale por Levante y se pone por Poniente, o lo que es lo mismo, sale por la derecha de los mapas y se pone por la izquierda. Esto nos proporciona el dí­a y la noche, así­ como la hora del vermout, venerada en gran cantidad de culturas desde tiempos inmemoriales (es decir, que no los recuerdo).

Responsable de las agradables temperaturas veraniegas, el sol alcanza su máxima temperatura en estas fechas, refrigerándose de otoño a primavera, bajada de temperaturas necesaria para el cultivo de naranjas de zumo y escarolas así­ como del curado de diversos embutidos.

El Sol fue descubierto desde los mismos albores de la humanidad, el primer dí­a por la mañana, siendo así­ uno de los primeros descubrimientos realizados por la humanidad, tras el suelo, el aire y los vasos de duralex.

Se preveé que el Sol desaparecerá en el mismo instante en el que no vuelva a aparecer.