Hemos recibido una consulta de un lector de Sandeces, Agapito Medialuna Venegas, natural de Orejilla del Sordete pregunta:

Hola, estimados señores cientificos del CSI, estudio 1º de Bachillerato en el Instituto de mi localidad, el «profe» de ciencias nos ha encargado que midamos la velocidad del sonido, al leer la consulta anterior, sobre la barrera del sonido me ha dado la idea de preguntarles, ya que parece ser son muy entendidos en el tema. He intentado medir la velocidad del sonido con el cuentakilometros del Vespino de mi primo Ataulfo, pero es imposible ¿como puedo hacerlo?.

Ardua tarea la que os ha encomendado el profesor de Ciencias Naturales de tu centro educativo Agapito, ya que la medición de velocidades de elementos materiales o inmateriales de propagacion por ondas, sean o no hertzianas, es un concepto que no se puede manejar desde la ciencia ortodoxa y/o/u tradicional, si no que ha de estudiarse desde la óptica de la ciencia infusa.

Desde antiguo el hombre, y alguna que otra mujer y niño, y un gato siames, creo que tambien, han intentado calcular a que velocidad se desplaza el sonido por el aire o cualquier otro elemento etereo e incorporeo. Se han llegado a dar cantidades, que en poco o nada responden a la verdad. El sonido por su particularidad de desplazarse en forma de ondas, no se constituye en un elemento fí­sico concreto y absoluto, sino que responde a los postulados de la Teoria de la Relatividad.

Y como para muestra, un boton, vamos a realizar la siguiente experiencia, que tu puedes repetir, en tu casa o en el patio del instituto, (donde mejor te venga en gana y/o/u te dejen hacerlo):

Tomamos dos sujetos y/o/u personas humanas con capacidad de emitir y recibir sonidos respectivamente.

En la primera parte de la experiencia, colocamos el sujeto A (emisor) a una distancia no superior a 30 cm del sujeto B (receptor), emitiendo el sujeto A cualquier tipo de sonido articulado e inteligible, vemos como el sujeto B lo recibe instantaneamente. Parece como si el sonido alcanzara velocidades cercanas a los tropecientos taytantos km/s.

En la segunda parte de la experiencia, colocamos el sujeto A a una distancia no inferior a 40 metros, ni superior a 50 metros del sujeto B, en esta ocasion veremos que el sonido tarda mas en llegar al sujeto B que incluso dependiendo de las condiciones ambientales del entorno, habrá ocasiones en las que tenga que solicitar al sujeto A que repita la emisión. Hemos incrementado la distancia, y la velocidad de propagación del sonido ha disminuido hasta unos pocos centenares de metros/s.

En la tercera parte, por ultimo, colocamos el sujeto A a una distancia superior a 1 kilometro del sujeto B, podremos observar como por mucho que se esfuerce el sujeto A no logra hacer avanzar el sonido hasta llegar al sujeto B, la velocidad se ha visto drasticamente reducida a 0 km/s.

Cual es la conclusión de este experimento:

El sonido responde a la Paradoja de la propagación de ondas de Pajosky, que dice asi:

Todo ente fisico, quimico, etereo e incorporeo que se desplace en un fluido mediante ondas, lo hará con una velocidad inversamente proporcional a la distancia que debe recorrer, de tal modo que puede quedar reducida su velocidad a 0 km/s (es decir no desplazarse), siendo esta distancia conocida por umbral de propagacion de ondas de Pajosky.

En resumen: A menor distancia, mas velocidad, y contrariamente, a mas distancia menos velocidad, pudiendo llegar a ser 0 km/s. La distancia en que la velocidad de propagacion de la onda se hace 0 es el umbral de propagación de ondas de Pajosky

Animo Agapito y sorprende a tu profesor.