De todos los gases nobles, este tiene la peculiaridad de que es un gas que en su dia hizo una pelicula de serie B para unos estudios de cine de Villargordo del Cabriel, «Jason y Los Argon autas». Fue un film que paso sin pena ni gloria, ya no fue ni chicha ni limonada. En definitiva un fracaso del que aun no se ha recuperado el Argon, ni los estudios de Villargordo. Desde entonces vaga por los mares de Valdepeñas dandose a la bebida con fruición y sin relacionarse con nadie, ya que es extremadamente hosco, y el resto del personal lo rehuye porque pega unas brasas del diez con eso de que fue actor. En resumen un gas noble gris, triste, apagado y sin futuro en el mundo de la ciencia. Pero teniamos que dar cuenta de el.