Habiendo sido requeridos por el Hospital Central de Villapalote del Truño (estado de Tijuanaco) , ante el alarmante incremento de los ingresos hospitalarios, con la siguiente sintomatologia:

Paciente de mediana edad que ingresa en el Servicio de Urgencias del Hospital Central de Villapalote del Truño, con laceración masiva de los tejidos blandos de la zona intramacular de la cornea, con alteración sustancial de la coloración normal del iris y el pubis, y manifiesta imposibilidad de apertura ocular con posible perdida de tono muscular de los parpados.

Diagnostico: desconocido.

Se le administra «te rojo» a sorbitos cada 3 horas por via intravenosa, sin respuesta satisfactoria. Pasa a ingresar en Planta 4ª de este Centro Hospitalario para observar su evolución.

Rapidamente nuestro CSI (Central Science Infuse) de Villaviciosa del Orgasmo, envió a tres de sus mejores conserjes, a informar al personal medico que en cinco minutos acudirí­an nuestros mas notables cientificos a estudiar el problema (y es que el CSI, como veis no escatima en medios).

Personados alli nuestros tecnicos, pudieron comprobar que de cada 100 afectados 50 eran la mitad (recuerdese el Teorema de Pajosky), tambien que las laceraciones masivas que sufrian los pacientes en los tejidos blandos de la zona intramacular de la cornea, eran debidas a la presencia de un elemento quimico bien conocido por nuestros expertos, se trataba de lántanidos, y del que nuestro insigne profesor Losko Jones habia sentado catedra,y por ultimo comprobaron que la alteracion sustancial de coloracion del iris y el pubis era debido a otro elemento quimico: el cuarzo de escollera.

Ambos elementos solo se encuentran combinados en un potente compuesto con propiedades adhesivas

denominado Loctite.

Por tanto el dictamen del CSI es el siguiente:

Por favor avisen a la población que el Loctite no es un colirio, y dejen de recetarlo como si lo fuera.