Nanotecnólogos

El tercer galardonado es el elegante señor sin gafas, pero con corbata roja.

Nacido en Cádiz en 1956 y dotado, ya desde joven demostró cualidades para la nanotecnologí­a. A los 21 años fundó la primera nanochirigota de los carnavales. Con los pingí¼es beneficios subvencionó la creación de otras 3 nanochirigotas para el carnaval, todas bajo su apadrinamiento.

Destacado ‘luthier‘, se le atribuye la invención del nanobombo y la nanomurga, así­ como de la nanobandurria. Dedicado en plenitud a los carnavales compuso varios pasodobles hoy extensamente conocidos como:

  1. «Hoy no me puedo levantar, tengo nanoresaca»
  2. «Mamma mí­a, que pedal»
  3. «Waterloo, nanoborriquito como tú»
  4. «19 dí­as y 500 nanonoches»

Hoy, al conocer el fallo del jurado, aseguró: «Pisha, no conoco a ninguno de etos cashondos, pero el trofeo me lo llevo yo pa mi casha, ele!»