Desde hoy mismo, en Sandeces.NeT contamos con la inestimable colaboración de un genio, en todos los sentidos, capaz de responder a absolutamente todas las dudas, existenciales o no, que os invadan el subconsciente.

Nuestro experto dará respuesta cientí­fica a vuestras cuestiones de la manera más rigurosa que hayáis visto nunca.

La pregunta que nos ha llegado hoy es la siguiente:

¿Por qué los vampiros no se reflejan en los espejos?

Bien. Esta pregunta ha atormentado a las gentes desde que vieron las pelí­culas de Lugosi. La explicación a este comportamiento encuentra su respuesta en el fenómeno de la Reflexión Especulativa de los Microcristales de Chanclestein (REMC).

Este fenómeno provoca que los microcristales parciales y alertagados de los que se compone la piel de los vampiros, al acercarse a la supercifie del espejo, especulan sobre la posibilidad de verse reflejadas o no. Esta situación provoca que la materia de los microcristales vacile sobre la reacción esperada de un reflejo normal, provocando una reflexión de tal ángulo que las partí­culas salen despedidas como alevines de salmón hacia todas partes, excepto hacia la que estemos mirando. El fenómeno crea la falsa impresión de que el vampiro no está siendo reflejado, pero nada más lejos de la realidad. Se refleja, la cuestión es que debido a la anteriormente mencionada especulación, no seremos capaces de verlo nunca.

Chanclestein sentó así­ las bases de una nueva fí­sica, la Fí­sica Especulativa Lateral, corriente cientí­fica seguida exclusivamente por él y por su mujer, afectada de una grave deficiencia mental.

Este héroe de la ciencia murió triste y solo, desolado y desnudo una buena tarde de diciembre de 1324 cuando se disponí­a a comprar tabaco en un estanco de su calle. Lamentablemente, el tabaco aún no habí­a sido importado a Europa, por lo que tomó la decisión, inacertada, de fumar las hojas secas de un geranio. Todo el mundo sabe hoy en dí­a que las hojas secas de geranio son altamente tóxicas. Curiosamente este hecho se conoció una tarde de diciempre de 1324, justo una hora después del fallecimiento del noble Chanclestein.

Enví­a tus preguntas a: psandez@gmail.com y serán atentamente respondidas por nuestro experto.