Cuando tienes tantas ganas de beber que se te pega la tráquea al esófago y comienzas a experimentar tales estertores de dolor que las corvas de las rodillas se estiran y se encojen como los bisagras…

… pues vas al grifo y bebes un vaso de agua, GILIPOLLAS!!!!